sarai-iborra

Por

Sarai Iborra

Publicado

noviembre 30, 2016

Etiquetas

rrpp

Decir que te dedicas a Relaciones Públicas y Comunicación provoca normalmente una reacción en la que se mezclan la duda y el interés.


Decir que te dedicas a Relaciones Públicas y Comunicación provoca normalmente una reacción en la que se mezclan la duda y el interés y una vez descartada la idea del repartidor de flyers, a continuación vienen una serie preguntas tales como ¿haces anuncios? ¿publicidad? ¿escribes noticias? ¿entonces? ¿me regalas un móvil? ¿y una hamburguesa?

A tu madre se lo has explicado cientos de veces y sigue sin entenderlo muy bien y cuando habla orgullosa de ti en su círculo de amigos, suele inventarse tu profesión. Si llevas muchos años con tu pareja puede que con suerte lo entienda, pero si acabais de empezar es posible que tu vida le resulte un misterio plagado de fiestas, eventos y presentaciones ¡Dios mio salgo con la Preysler!

Tal vez, gran parte de la confusión se deba al término que nos define, ya que no hace alusión concreta a las funciones que desempeñamos. Si desgranamos Relaciones Públicas, palabra por palabra, puede deducirse  “que hace relaciones y que son públicas”, pero ¿relaciones con quién? ¿públicas? o sea que no son privadas…mmm ¿qué clase de relaciones y cómo? Cariño… ¡esto no es lo que parece!. Si sacamos las gafas y nos vamos a la Wikipedia nos encontramos con esto:  “Las Relaciones Públicas o sus siglas RR. PP., son un conjunto de acciones de comunicación estratégica coordinadas y sostenidas a lo largo del tiempo, que tienen como principal objetivo fortalecer los víncZzzzZzz”

Para evitar tanta confusión solemos añadir la coletilla “y comunicación” que ayuda un poco más a entender el concepto. Relaciones Públicas y Comunicación, ya suena mejor y es lo que nos ayuda a diferenciarnos del que da los pases a la puerta de la discoteca. Tal vez “comunicólogos” podria sería un concepto más adecuado.

Fuera de bromas, a parte de un concepto confuso, este desconocimiento se debe principalmente a que no somos los protagonistas de la película: trabajamos para marcas y empresas e intentamos que hagan bien su papel para que consigan el éxito en taquilla. Para ello nos “relacionamos” tanto con prensa como con los diversos públicos de interés para hacerles llegar información relevante. Eso sí, siempre nos mantenemos en un segundo plano ya que lo que nos gusta es que se hable de otros ¿pero cómo lo hacemos?

  • Somo guionistas: pensamos y elaboramos materiales para contar las historias de las empresas del mejor modo. Bien sean notas de prensa, artículos,comunicados… ponemos sobre el papel aquello que ayude a explicar de qué va la película.
  • Impartimos clases de interpretación: formamos a los actores para que cuenten lo que tienen que contar en todo momento. Ya sean historias de miedo o de amor nuestro Antonio Banderas de turno tiene que saber como hablar ante el público.
  • En ocasiones montamos premieres o estrenos: para que se conozca el lanzamiento de algún producto, marca o servicio o para comunicar algo relevante organizamos presentaciones, ruedas de presa, desayunos, eventos…y aquí nos convertimos en localizadores, decoradores y a veces hasta preparamos los bocatas.
  • Somos audímetros humanos: para saber si la película está yendo bien necesitamos saber en todo momento qué audiencia estamos teniendo,si estamos llegando bien a nuestro público y qué valor está generando. En un mundo subjetivo y altamente intangible los datos que nos da la audiencia son la base de nuestro trabajo.

​Sin duda, nuestro papel es multitarea y depende siempre de las necesidades de cada película, ya que no es lo mismo el cine independiente, un corto, una película española, que un super éxito de Hollywood protagonizado por Brad Pitt, pero lo que está claro es que todos vienen a “hablar de su libro” y somos nosotros los que tratamos de conseguir que se hable, que se hable mucho y que se hable bien.

Contacte con nosotros