alba-roig

Por

Alba Roig

Publicado

octubre 16, 2012

Etiquetas

Campaña, comunicación

Te mostramos un ejemplo de éxito de la mano de Red Bull, una campaña con gran impacto internacional y que sorprendió al mundo.


¿Cuántas veces un cliente te ha dicho “quiero salir en la portada de El País” y lo primero que has pensado es… “Pues nada, muy fácil. Sólo necesitamos dos tipos delante del Parlamento, camisetas con el logo de la compañía, una bomba… y ahí tienes la noticia!!”?

Dejando las bombas a parte… aún quedan marcas en el mercado con suficiente garra, atrevimiento, margen de riesgo, (dinero) y cierta dosis de locura, como para llevar a cabo una acción de comunicación y branding a nivel mundial capaz de mantenernos a todos en vilo durante días y a un hombre en situación de vida o muerte. ¿Estamos locos? Seguramente un poco… pero Red Bull ha logrado darle alas a un héroe y (suponemos) millones de aplausos a una comunicación excepcional. La hazaña (aunque seguramente cuestionable desde otros ámbitos) cuenta con una (no corta) serie de brillantes puntos que la convierten en un buen manual para una comunicación exitosa:

  • Un titular impactante y atractivo: “El primer ser humano que logra romper la barrera del sonido al lanzarse desde la estratosfera en caída libre”.
  • Contenido noticiable: aunque a muchos se lo pueda parecer, no se trata sólo de la locura de un hombre queriendo batir un record extremadamente peligroso. Tras “el salto” existen años de estudios, experimentación e investigación que abarcan desde tecnología a aeronáutica, física, meteorología, comunicaciones o salud, aportándole un valor científico que lo aparta de lo simplemente anecdótico.
  • Un personaje carismático: Felix Baumgartner ya era conocido por su espíritu aventurero y por enfrentarse a retos arriesgados, como cruzar el Canal de la Mancha en caída libre usando una ala de fibra (¿a caso no recordáis esa curiosa imagen al más puro estilo Buzz… “to infinity and beyond!!”?).
  • Un toque emocional y dramático: la historia, sugerente de por sí, se ha rodeado de valores positivos que la han acercado a la audiencia. El primer hombre en romper el record en salto con paracaídas en 1960, se convierte en el mentor del primer hombre en exponer su vida para lograr semejante gesta en 2012.
  • Gestión de las expectativas: parece que en un proyecto que lleva dos años en marcha, el interés debería haber ido decreciendo paulatinamente. Sin embargo, algo deben aprendido en RedBull del gran mago del suspense Alfred Hitchock, porque han logrado gestionar perfectamente las expectativas, mantener la atención de la audiencia incluso cuando una semana antes el salto tuvo que ser aplazado (eso sí, gran momento en el que aprovecharon para poner los miles de vídeos de otros saltos patrocinados por la marca… very wise my friends 😉 y administrar sus contenidos con mucha inteligencia.
  • Un contexto llamativo: como no podía faltar en una historia de esta envergadura, con protagonistas heroicos y dramatismo a flor de piel, el lugar también fue elegido con detalle: Roswell, Nuevo Mexico. Allí donde algunos secretos aún no han sido desvelados, donde en 1947 supuestamente se estrelló una nave extraterrestre y el museo de OVNIS (Roswell UFO Museum) recibe diariamente cientos de visitantes.
  • Aquí y ahora: uno de los grandes ganchos del proyecto ha sido la posibilidad de seguir en directo cada paso (ejem) de Baumgartner, logrando transmitirnos incluso el hormigueo en la tripa en los segundos antes de dar el gran salto al vacío. Otra muestra de cómo Youtube Live une contenido e inmediatez para lograr el mejor de los resultados.
  • Engagement 360º: no me canso de decirlo… no hay nada como una buena estrategia de comunicación 360º para lograr brillantes resultados. Este es otro ejemplo de ello, al lograr integrar el on y el off-line adaptando los contenidos a cada canal y audiencia, siendo capaz de llegar a un público mucho mayor y permitiéndole a todos formar parte de la historia y vivirlo en tiempo real. El resultado en las redes:  707.229 me gusta en Facebook, 28.100 menciones en Twitter (@redbullstratos #redbullstratos) y 13.000 posts en G+.
  • Si no lo veo, no lo creo: lo apuntaba en un post hace unos meses, una imagen vale más que mil palabras y hoy más que nunca. En este caso, tantos esfuerzos fueron puestos en lograr asegurar las condiciones (y la vida) del saltador, como en que las cámaras pudieran, en condiciones extremas como las de la estratosfera) captar cada uno de los vibrantes momentos. El objetivo: asegurar el contacto visual con Baumgartner, documentar la misión pero también, y por supuesto, para poderlas retransmitir a una audiencia global. Una galería completa de imágenes y vídeos muestra el resultado de un reportaje que pasará a la historia. Será que aunque no nos demos cuenta o no queramos reconocerlo, si no podemos sentirlo como si fuéramos nosotros mismos (o casi), hasta las más heroicas hazañas pierden cierto interés.

Sin duda alguna habrá sido una de las acciones más costosas en esfuerzo, recursos, inversión económica y humana, pero seguramente también una de las más rentables (al menos desde nuestro punto de vista #marcom), teniendo en cuenta que han ido cosechando notoriedad, visibilidad y posicionamiento no solamente durante “el gran salto” sino desde hace ya algunos meses. Yo, les doy las alas del honor, al menos por esta vez 😉

Contacte con nosotros