Marketing Spain

Por

Marketing Spain

Publicado

diciembre 14, 2014

Etiquetas

navidad

¿por qué es tan importante humanizar mi marca? la diferencia radicará entre tener una marca con consumidores, y una marca con fans.


La Navidad parece ser la época de las emociones. No sólo las televisiones nos ofrecen empalagosas películas sobre la importancia de la familia o milagros navideños que serían impensables en cualquier otra época del año, también las marcas aprovechan esta época de exaltación del amor, la amistad y exceso de sentimientos.

Las tendencias comunicativas de los últimos años giran en torno a un proceso de humanización de las marcas. El storytelling, o “el arte de contar historias”, es una de las técnicas más recurrentes para buscar  humanizar mi marca, el lado humano, esas historias con las que el público se puede identificar, pero sobre todo, emocionar. Y como en las mejores películas, la historia que contemos ha de enganchar al público, ser atractiva.

En los últimos años muchas marcas han comprendido que deben alejarse de esa estrategia impersonal que les hace distantes y frías para el público. Ahora buscan ser especiales, construir vínculos emocionales basados en valores humanos para lograr la tan deseada diferenciación. Igual que el robot Andrew (interpretado por Robin Williams en la película de 1999 “El hombre bicentenario”), quien es distinto del resto de miles de máquinas creadas con el mismo fin por ser capaz de mostrar sentimientos hacia los humanos, o que Wall-e, un pequeño robot protagonista de la producción de Pixar del mismo nombre, y que es el encargado de limpiar la basura dejada por el hombre en la tierra.

En este caso, él también consigue la empatía del público al mostrar su lado más humano enamorándose de una robot llamada Eva. ¿Y qué mejor época del año que la Navidad para ‘dejar de ser robots’ y comenzar a sacar ese lado emotivo? Desde el conocidísimo ‘Vuelve a casa por Navidad’ de turrones El Almendro, hasta el reciente spot de la Lotería de 2014, pasando por entrañables anuncios de juguetes de fuera de nuestras fronteras.

Todas estas campañas cuentan con un denominador común: una historia emotiva, que logra tocar la fibra sensible del consumidor, enamorarle. Además, el mundo 2.0 en el que vivimos facilita la creación y difusión de nuestras historias: blogs, imágenes, videos… Cualquier formato puede servir para este ‘viaje narrativo’. Sin embargo, este espíritu navideño que hace apostar por una comunicación emocional, en muchos casos se pierde por el camino el resto del año.

Pero, ¿por qué es tan importante humanizar mi marca? mostrar la cara más humana? La respuesta es sencilla: la diferencia radicará entre tener una marca con consumidores, y tener una marca con fans.

Contacte con nosotros