Por

Sarah Stracquadanio

Publicado

mayo 16, 2019

Etiquetas

Solo una cosa está clara en este amplio y diverso mundo del marketing: lo que no se comunica, no existe. Y para comunicar, hay que crear contenido. ¿Cómo? Ahí ya, la cosa se vuelve más complicada…


Los contenidos forman parte de las empresas desde siempre, y se han ido adaptando a los nuevos canales y hábitos de consumo de la sociedad a medida que estos van cambiando. Si antes no salíamos de la Publicidad y de la Comunicación Corporativa, ahora –afortunadamente– las empresas disponemos de un gran abanico de canales y formatos a nuestra disposición para llegar a nuestro/s público/s objetivo: Y todos ellos son elementos que configura, cuál mosaico, diferentes estrategias de contenido: branded content, personal branding, inbound marketing, etc.

En esta ocasión, sin embargo, nos vamos a centrar en algunas de las claves para llevar a cabo una buena estrategia de marketing de contenidos.

 

¿Qué es el marketing de contenidos?

En pocas palabras, el marketing de contenidos es el “arte” de preparar contenidos y distribuirlos en los canales más adecuados, según los objetivos marcados por la empresa, para conseguir diferentes beneficios:

  • Más visibilidad de la marca
  • Mejor posicionamiento
  • Diferenciación de la competencia
  • Más credibilidad, reputación y autoridad sobre determinadas temáticas

El objetivo último de una estrategia de marketing de contenidos, por supuesto, es atraer a nuevos posibles clientes y/o fidelizar a los clientes actuales. Pero lo que le diferencia es algo que nunca debe perderse de vista: el contenido tiene que ser relevante y valioso para la audiencia. No sirve hablar de lo que tú, empresa, quieres hablar. Tienes que hablar de lo que tus clientes y potenciales clientes quieren saber y que necesitan saber. Tienes que aportarles conocimiento y responder a sus dudas. Si no es así, no es marketing de contenidos.

¿Cómo y dónde?
Existen muchas formas de darle forma y de distribuir tus contenidos. Centrándonos un poco en la creación de textos, por ejemplo, puedes:

  • Crear un blog sobre las temáticas de mayor interés para tu sector. El blog, sin duda, es uno de los canales que dará más juego para incluir una amplia variedad de contenidos.
  • Preparar un informe sectorial o un white paper y distribuirla en tu web o redes sociales. Sin olvidar, por supuesto, un enlace para pedir los datos de contacto a quien quiera descargarlo. Hay quien dice que no hay nada realmente gratis en esta vida…
  • Escribir una newsletter para enviarla de forma periódica a tu base de datos
  • Escribir artículos para medios de comunicación, firmados por directivos de tu empresa, para crear personal branding y thought leadership. Esto también sirve para el blog mencionado arriba, o para Linkedin, etc.
  • Y muchas más, como podcasts, estrategias de contenido en vídeo para YouTube, infografías o contenido visual para redes tipo Pinterest, etc

Como podemos ver, el marketing de contenidos puede apoyar diferentes estrategias y objetivos, tanto de reputación como de creación directa de leads para la empresa.

Por eso es importante contar con una estrategia que te sirva de hoja de ruta.

 

9 claves de una estrategia de marketing de contenidos

Elaborar una buena estrategia de marketing de contenidos no es algo sencillo, pero sí que hay algunas cosas fundamentales a tener en cuenta:

  1. Planifica: Hazte todas las preguntas que necesites hacer para saber qué quieres conseguir de tu marketing de contenidos y de qué recursos dispones para ello. A partir de aquí puedes pensar en cómo, cuándo, cuánto… y suma y sigue.
  1. Conocer a tu audiencia: Antes de crear cualquier contenido hay que saber a quién nos dirigimos, para poder adaptarlo. Cada público necesitará recibir el mensaje de una forma diferente para que realmente le impacte.
  1. Dar con las palabras y con el discurso adecuado: relacionado con lo anterior, no será lo mismo dirigirnos a un público de profesionales especializados, que a los lectores de un medio de comunicación generalistas, por decir algo. Igual que no escribirías el mismo artículo para una revista técnica que para El País. Aunque estemos hablando de un mismo tema, la forma de abordarlo deberá ser completamente distinta.
  1. Investiga las keywords: relacionado con el punto anterior, es un punto crítico, ya que debemos entender cómo buscan en internet los usuarios las temáticas y servicios relacionados con nuestro negocio de forma que las podamos incluir en nuestros textos y aumentar el tráfico orgánico.
  2. Tu estilo: si, aunque sea en una nota de prensa o en un artículo técnico, que pueden parecer textos “asépticos”, toda empresa tiene su estilo y así debe reflejarlo. Igual que un negocio debe tener su posicionamiento y diferenciación para tener éxito en el mercado, también debe tener su propia voz en el amplio mundo de los contenidos. ¿Sabéis quién eres? Perfecto. ¿Sabes cuál es tu voz? Hay que encontrarla.
  3. Crea contenidos geniales: esta es la base de cualquier estrategia de marketing de contenidos, como decíamos antes. Aporta valor y dales un poquitín de ese conocimiento, expertise o know how, como quieras llamarlo, que seguro que abunda en tu empresa (si no es así, entonces tenemos otro tipo de problema…).
  4. Documéntate: este es un consejo especialmente dirigido a los creadores de contenidos, sean internos o externos a la empresa. Tanto si eres un experto como si no, documéntate todo lo que puedas sobre el tema sobre el que vas a escribir y sobre las tendencias actuales al respecto.

Lo que más valoro del marketing de contenidos es, precisamente, que su característica fundamental es el conocimiento y la información de valor. El conocimiento es algo que no tiene precio, y su difusión es una misión importantísima. Que sí, que el fin último es el crecimiento empresarial, por supuesto. Pero si además le podemos dar un componente de innovación y de beneficio para la sociedad, en cualquiera de sus nichos (profesionales, consumidores, etc)… ¿qué más se puede pedir?

 

Contacte con nosotros