Skip to main content
LEWIS

Por

Marketing

Publicado

julio 17, 2020

Etiquetas

agencia comunicación, contenidos, estrategia, podcast, tendencias

Ahora más que nunca, los podcasts son tendencia. Pero, ¿sabrías poner en marcha tu propio programa? LEWIS te da los pasos a seguir y las claves para obtener un buen resultado.


Los podcasts están en uno de sus mejores momentos: No sólo cada vez hay más consumidores, sino que también cada vez hay más oferta. De hecho, en LEWIS también nos hemos introducido en el mundo podcast con nuestro canal LEWIS 360, donde hablamos de comunicación, marketing digital y relaciones públicas. Pero ¿Cómo lograr que tu podcast destaque entre la multitud?

En primer lugar, hay que escoger un tema sobre el que tengas suficiente experiencia, y sobre el que te guste hablar; si tu idea es hacer un podcast con continuidad, vas a tener que hablar muy a menudo sobre el mismo tema, así que más vale que te guste… Además, siempre es mucho más ameno e interesante escuchar a alguien que muestra pasión por el tema que está tratando que a alguien a quien le aburre.

Preparación

Empieza por determinar cuál es tu público. Esto vendrá predeterminado por varios factores: ¿Qué perfil tienen tus colaboradores? ¿De qué tema vais a tratar? Si tu podcast trata sobre Pocoyó pero únicamente tienes acceso a locutores de 75 años, seguramente tengas dificultad para encontrar un público objetivo. Un análisis de mercado sobre el perfil medio del oyente te ayudará a seleccionar el contenido, y el tipo de voces que deberían participar.

Las voces

Aunque no siempre podemos elegir, es importante seleccionar bien las voces que forman parte de tu programa. Al fin y al cabo, son lo que van a crear la identidad del mismo, y es importante que resulten agradables. Además, hay que procurar que sean lo más diferenciables posible, o puede ser que el oyente confunda quién está hablando en cada momento. En ese sentido, combinar voces femeninas y masculinas siempre es un acierto. Y no te preocupes si no tienes una “voz de radio”: como todo en la vida, es entrenable. Grábate entonando, práctica mucho solo, ten siempre una botellita de agua a mano durante el programa y cuídate mucho la voz (¡hasta puedes aprovechar el podcast como pretexto para dejar de fumar!).

Guion

Al contrario que en la radio, donde los ritmos están pautados al segundo, los podcasts favorecen un esquema de bullet points que nos sirvan como guía para no salirnos del camino que queremos recorrer en nuestro programa. Pero eso no implica que no haya una preparación previa: la diferencia entre un buen podcast y una charla entre amigos que se publica en redes, es la capacidad de estructurar la conversación. Por supuesto, como recurso alternativo, el editor puede cortar y pegar antes de que el podcast salga al aire, pero una buena planificación nos evitará muchos problemas (y tiempo) en la postproducción.

¿Cuánto tiempo?

Cuando vas a hacer un podcast de más de media hora, tienes que asegurarte de que tienes una buena razón para que el oyente lo escuche. Los programas cortos y concisos son más digeribles para el oyente y, en el caso de no conocerte, es más fácil que se anime a dedicarte 15 minutos que una hora. Sin embargo, no olvidemos el primer punto: la utilidad. Si el tema en cuestión es muy extenso y requiere de un análisis en profundidad, y realmente vuestro panel de expertos puede aportar un valor añadido en ese tiempo, adelante. Un buen ejemplo de esto son los podcasts de TED, donde los mayores pensadores del mundo hablan de los temas más diversos.

Selección de contenido

Ya hemos hablado de la importancia de hablar sobre un tema que conozcamos y que nos guste, pero en cada programa tendremos que darle un enfoque distinto si no queremos agotar al oyente. En ese sentido, puede resultar interesante hablar de temas de actualidad para captar nuevos oyentes que estén buscando esas palabras clave, pero recordando que el podcast es un formato atemporal. Por ejemplo, en nuestro programa sobre Michael Jordan, aprovechamos el tirón del documental de The Last Dance (un tema de conversación muy buscado en ese momento concreto), pero centrándonos en la figura de Michael Jordan y su éxito publicitario. También es buena idea hacer el podcast en forma de entrevista. De esta manera hay interacción y los oradores pueden complementarse y hacer preguntas. Esto a menudo retiene al oyente más tiempo, al ser más variado. Además, invitar a voces nuevas al programa siempre es aconsejable: por una parte, resulta menos monótono que escuchar siempre las mismas voces. Por otra, nos aporta una visión distinta a la habitual. Además, es posible que traiga nuevos oyentes, que vengan por el entrevistado y se queden por la calidad del programa.

Distribución

¿Está listo tu podcast? Tu objetivo ahora es llegar a tantos oyentes como sea posible. ¿Cómo lo haces? Compártelo en todas tus redes sociales. ¿Aún no sabes exactamente de qué manera? Si tienes un podcast de empresa, por ejemplo, una idea sería compartirlo a través de tus empleados. De esta manera puedes convertir a tus compañeros de trabajo en verdaderos embajadores de tu podcast. También deberías crear unas redes sociales propias del programa, desde las que compartir el programa con los fans, e interactuar con ellos. Una buena relación con los fans es la mejor manera de asegurarse que te recomendarán a sus amigos.

¿Necesitas ayuda para preparar o grabar un podcast? Ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudarte.

Contacte con nosotros